Harun al-Rashid

Espacio para el Ensayo, la Historia y el Arte

Archivo para la etiqueta “Tannenberg”

Einen Schwarzen Adler

JUEVES, 7 DE ENERO DE 2010

 

 

A don Jorge Manco Zaconetti y al Coronel EP (r), don Rafael Córdoba Rivera.

 

Coronel César Guerrero 2

 Julio César Guerrero

(Cajamarca 1887-1982)

Teniente coronel del Ejército Peruano

Oberst (Coronel) del Ejército de Alemania

General del Ejército de Bolivia

Águila Negra (Schwarzen Adler) del ejército alemán

 

Majestuosa y legendaria se presenta la figura y carácter de este oficial peruano del arma de artillería, maestro en el arte de la guerra de guerrillas.

 Cuanto más grande resulta el olvido en que la historia nacional le tiene sumido, su fama, ocultada por cortinas de ingratitud, inopia y estulticia, se agiganta con los años dentro de los escasos círculos de quienes le tenemos presente y respetamos su memoria. Hay una deuda con él.

 Ni su estupenda preparación militar, la severa experiencia de combate adquirida en notables campañas internacionales, su dominio del idioma alemán y dotes didácticas le resultarían suficientes para que le fueran reconocidos méritos que jamás buscó; tampoco el hecho poco frecuente, sino único, que durante su estancia en Prusia como ayudante del ministro diplomático del Perú, general Andrés A. Cáceres, tan admirado por el Kaiser Guillermo II y a instancias de este emperador, tomase la dirección de la revista militar alemana De re bellica en tanto que, además, se desempañaba en calidad de coordinador del estado mayor alemán, bajo el mando del general Paul Emil von Lettow-Vorbecken, a quien habían confiado la defensa de las colonias de Alemania en el África central, Camerún y Tanganika, la Tanzania actual, en la Gran Guerra; estos hechos serían insuficientes o la causa, agregamos, para que la posteridad no quiera reconocerle su singular importancia.

 Su experiencia en el ataque y resistencia con guerrillas comprende un vasto escenario de campañas, que por lo apasionante, no hay espacio suficiente para hacerle homenaje; tampoco es necesario pretender hacer historia de todas ellas: Frente ruso de los Lagos Masurianos; su contacto con los generales Hindemburg y Ludendorff y la victoria de Tannenberg; su participación como asesor en la Guerra de Bolivia contra el Paraguay, llamada Guerra del Chaco; Maniobras del ejecito alemán en Europa, en las guerrillas de China; etc.; etc.

 Deseo concretarme a su valiosa actividad en Prusia durante la Gran Guerra.

 Primera Guerra Mundial, África central

El mayor Julio C. Guerrero se agrega a las tropas del Deutsche-Afrika Schutztruppe (Fuerza alemana de protección de África) que en 1914 ya se encontraban en el África oriental alemana a las órdenes del coronel, luego general Paul Emil von Lettow-Vorbeck, quien contaba únicamente con las escasas fuerzas de la zona, unos 3000 soldados apoyados por 12 compañías de nativos guerreros o askaris.

 Las fuerzas británicas coloniales de Rodesia, reforzadas por tropas expedicionarias fuertemente equipadas procedentes de la metrópoli eran una severa amenaza. Alemania se empeñaba en un largo frente en Europa y no era posible distraer elementos; por estas consideraciones y usando el sentido práctico de la economía y eficiencia germanas operaría von Lettow-Vorbecken.

La participación del militar peruano en su calidad de coordinador del estado mayor, resultaba importante entonces, pues llevaba aprendida la escuela adquirida en el Perú y enseñada por el general Andrés A. Cáceres en su resistencia de la Breña durante la Guerra del Salitre (1879-1883), una experiencia rica en organización, concepción logística y golpes de sorpresa que lo hizo célebre contra el invasor chileno en las serranías del Centro del Perú, muy útil por tanto al habilísimo von Lettow, penetrado de las audaces tácticas del general Andrés A. Cáceres, conforme se puede conocer en el siguiente enlace. (Resistencia y asalto a Concepción)

 Von Lettow-Vorbeck, al iniciarse la guerra en Europa, es sordo a los mandatos de Berlín de mantenerse a la defensiva, pues en el terreno de las operaciones militares tenía la convicción que la única posibilidad de victoria consistía en un certero ataque contra el  enemigo que rodeaba las posesiones alemanas, antes de que estuviese preparado para repelerlo, es decir una aplicación de conceptos decisivos de previsión, anticipación y rapidez.

 En noviembre de 1914, las tropas coloniales británicas iniciaron un ataque anfibio contra la ciudad de Tanga, a los pies del célebre Kilimanjaro, la montaña más alta del África, que se convertiría en la mayor batalla de la I Guerra Mundial en suelo africano pero fueron derrotadas por aquellas escasas tropas alemanas que victoriosas pasaron al ataque des las líneas del ferrocarril construido por los británicos.

 El 18 de enero de 1915 este cuerpo de ejército, notablemente eficaz, aunque escaso de hombres y pertrechos, volvió a derrotar a los británicos en la batalla de Jassin. Estas victorias iniciales le permitieron capturar nuevas armas y víveres al enemigo con los que pudo suministrarse mejor al pequeño ejército, pero a costa de considerables bajas.

 En la Batalla de Tanga, de 1914 -la mayor victoria de Paul von Lettow-Vorbeck en África- aquel cuerpo germano quedó seriamente disminuido en hombres y equipos lo que le forzó al cambio de estrategia, sustituyendo los combates directos por la guerra de guerrillas contra los británicos procedentes de sus colonias de Kenia y Rodesia. Aquí el mayor Julio Guerrero habría de recomendar, poner en práctica, colaborar con los planes y adquirir, por reciprocidad, mayor experiencia en la ciencia de la guerra de guerrillas conformada además por soldados nativos, tomada, qué duda cabe, de la gran experiencia peruana, escasamente 32 años antes contra el invasor chileno en los breñales de la sierra central.

 Con el claro propósito de dar alivio y facilitar la victoria alemana en el frente de Europa occidental, el exitoso general von Lettow, dispuso múltiples y sorpresivos ataques contra fortificaciones, líneas de ferrocarril y comunicaciones para forzar también a los británicos a enviar más hombres y armas al África a costa de retirarlos de Europa.

 En marzo de 1916, cuando los británicos lanzaron una nueva ofensiva con 45000 hombres, los alemanes nuevamente se aprovecharon de su conocimiento del terreno para emboscar al enemigo, infligiéndole grave derrota en Mahiwa, en octubre de 1917; allí los británicos perdieron 1600 hombres y los alemanes sólo 100, lo que prueba lo eficaz que resulta, pese a las contingencias, un puñado de soldados hábilmente dirigidos con un estupendo soporte de estado mayor.

 El 13 de noviembre de 1918, dos días después de producirse la rendición de Alemania, sin condiciones, vuelven estos veteranos soldados-guerrilleros a derrotar a los británicos en Kasama. Finalmente, enterado Paul Emil von Lettow-Vorbeck que la rendición alemana era un hecho sus tropas entregaron las armas en Abercorn, actualmente Zambia.

Corolario

Su ancianidad transcurrió en su modesto hogar en Cajamarca, rodeado de su familia y considerable biblioteca que comprendía, entre valiosos libros, más de sesenta obras editadas e inéditas, de ellas Guerra de Guerrillas y Belicología que las ofreció al Ejército en calidad de donación, gesto tratado con desdén por quienes en los años 70s tenían a su cargo los asuntos del Ejército, clara muestra de envidia y mezquindad, bajo pretextos intonsos de falta de dinero; finalmente el editor centroamericano Carlos Milla Batres compró los libros y derechos de autor de nuestro biografiado, sin resultado editorial conocido. Estupenda biblioteca que debería pertenecer a la nación.

El mismo sentimiento negativo hizo que al ilustre Guerrero,  autor entre otros obras: Memorias del General Andrés A. Cáceres y La Guerra de las Ocasiones Perdidas, y  celebrado conferencista en materia de resistencia y guerrilla, no se le reconocieran sus grados de coronel del ejército alemán y general del ejército boliviano.

Murió en la modestia de su hogar, dentro de la pobreza, a la edad de 95 años y hasta el último de sus días su pensión de general fue honrada por el Congreso de Bolivia.

Fue, qué duda cabe, un selecto Schwarzen Adler, (Águila Negra) del Kaiser.

Africa Alemana del Sudoeste

Tropas coloniales Alemanas en el África

Fuentes

Wikipedia

Memorias Del General A. A. Cáceres. Ed. Milla Batres, Lima, 1986

Foto, Ídem.

Tropa alemana en África. Tomado, sin confirmar, de Flickr

 

Publicadas por Luis Siabala Valer Hora 11:12:00

Etiquetas: Breña, Cáceres, Guerra, Hindemburg, Kaiser, Ludendorff, Resistencia, Salitre, Tannenberg

6 comentarios:

Rafael Córdova Rivera dijo…

ESTIMADO HERMANO

LEI CON MUCHA SATISFACCION LO QUE TU MENCIONAS COMO ´´TIMIDO HOMENAJE´´JULIO C. GUERRERO FUE OLVIDADO EN SU EPOCA POR CELOS EN SU INTERVENCION EN LA GUERRA DEL CHACO, PUES BOLIVIA ERA DIRIGIDA POR UN OSTENTOSO Y LAMENTABLEMENTE MEDIOCRE GRAL KUNDT., VENCIDO POR EL ADMIRABLE ESTRATEGA PARAGUAYO, ESTIGARRIBIA. A GUERRERO LO ACUSARON DE HABER INTEGRADO EN UN COMPLOT APRISTA QUE PARTIA DESDE BOLIVIA CON EL SUPUESTO APOYO DE GUERRERO…CREO QUE FUE PROCESADO POR ELLO Y CONDENADO AL OLVIDO…DEBEMOS AGREGAR QUE ANTES DE LA IGM ASISTIO A VARIAS MANIOBRAS DEL EJERCITO ALEMAN, QUE LAS CONDENSO EN DOS LIBROS MUY VALIOSOS Y, HASTA CREO, QUE PERDIDOS O DESAPARECIDOS.

UN ABRAZO

RAFAEL

8 de enero de 2010, 1:12

Rafael Córdova Rivera dijo…

HERMANO

CREO QUE LA OBRA QUE MENCIONAS ES ´´LA GUERRA DE LAS OCASIONES PERDIDAS´´UNA DE LAS ACCIONES FUE HUAMACHUCO, PERDIDA POR LA IRRESPONSABILIDAD DE RECAVARREN.

RAFAEL

8 de enero de 2010, 1:20

Regis Bastian dijo…

Dr. Siabala, deixo-lhe um grande abraço! Seu blog é maravilhoso. Regis

9 de enero de 2010, 21:12

Luis Adolfo Siabala dijo…

Es un merecido homenaje a un ilustre y anónimo peruano -hasta este artículo-, soldado de la Nación al servicio de la Alemania del Kaiser, del que confieso desconocimiento pleno: don Julio César Guerrero.

Al comandante Von Lettow-Vorbeck se le atribuye las tácticas empleadas durante la II Guerra Mundial, los Brandenburgers, liderado por Theodore von Hippel, a quien, a su vez, se le atribuyen las tácticas de ataque sorpresivo contra las líneas enemigas (se dice que esta experiencia la aprendió de Lawrence de Arabia contra los turcos en Arabia). La historia, como se la ha registrado, ha querido reconocer atribuciones y logros en la iniciativa de personajes -con algunas intenciones entre bastidores- a costa de esfuerzos ajenos, como es el caso de Berner Von Braun- Pedro Paulet, para el caso de los cohetes de propulsión y Otto Mergenthaler – Arnaldo Márquez para la linotipia.

 La pluma de un historiador honesto reivindica y exhuma la verdad, tarde o temprano. Este homenaje así lo ilustra.

 17 de enero de 2010, 7:32

 José Abad dijo…

 Después de leer este artículo, es incomprensible para mí la clamorosa ingratitud de los peruanos que SI conocieron sus acciones militares. Una mezquindad. En especial sus valiosas memorias, traducciones y biblioteca que no fueron debidamente apreciadas por las autoridades.

 Mi felicitación por este homenaje a un peruano de verdad olvidado. Lo tendré presente desde ahora. Muchas gracias don Luis Siabala.

 14 de julio de 2010, 11:01

 Nelson dijo…

 Nelson – EL LEGADO DE CACERES |2010-02-23 05:47:12

 Un sentido homenaje a los verdaderos guerreros del Perú y a sus discípulos… Solo mencionare que la preparación y doctrina bélica de nuestro Ejercito después de la guerra con Chile, debió ser en los parámetros de la Doctrina militar alemana…pero la ineptitud aposto por la mediocridad francesa. Otra hubiera sido nuestra realidad militar (empezando por los uniformes)

 19 de julio de 2010, 1:26

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: